Para encontrar playas secretas pensamos en calas de difícil acceso, en lugares poco habitados… pero en este caso encontramos una playa escondida en una costa de piedra tosca.

Un día de hace unos meses costeando por el segundo montañar vi que había una acumulación de unas 8 personas en un lugar concreto de la costa compuesta por piedra tosca que hay en el segundo montañar, ese jugar corresponde a la Sequia de la Noria, esta formación que en época romana permitió el cultivo de la sal para poder utilizarla como conservante alimentario hoy en día es un ensanche por donde entra el agua que cubre apenas un palmo y tras esta hay arena donde poder tumbarte con la toalla y tomar el sol. Podemos pegarnos un chapuzón frente a este ensanche donde encontraremos una escalera de metal para poder ir a donde no se toca fondo. Justo a la derecha de este ensanche, a unos 20 metros hay una playa de arena que nos permite adentrarnos hasta el fondo del mar pisando arena.

La sequia o acequia de la Noria es un canal excavado de roca tosca de unos 156 metros de longitud que permitía la entrada de agua del mar hacia las antiguas salinas de El Saladar. Luego a través de la evaporación del agua estancada se extraía la sal, uno de los productos más preciados para la fabricación de saladuras.

En la época medieval, se añadió una noria de madera accionada por un animal como un burro o caballo, de este modo se obtenía el nivel óptimo de agua cuando la fuerza del mar no era suficiente.

Si estáis en Jávea os recomiendo la visitarla para contemplar la belleza de estas ruinas con los propios ojos y si tienes la suerte de poder bañarte, mejor.

amanecer montañar sequia-de-la-noria acequia de la noria